La Facultad que produce más estrellas. Y podemos decir eso con toda confianza sobre la Facultad de Educación Física de UERM. A lo largo de los años, sus egresados se han convertido en atletas famosos de fama mundial: por ejemplo, el dos veces campeón olímpico Alexander Yakushev, ganador de la Copa de Canadá, nueve veces campeón del mundo Alexander Maltsev, ganadores del premio de los Juegos Olímpicos, Campeonatos del Mundo, Europa, Universiadas Mundiales. La gloriosa historia deportiva de la Universidad continúa hasta el presente. ¡Este año, Georgy Dzhikia estudiante de maestría de la Facultad de Educación Física de UERM, se convirtió en el capitán del «Spartak» de Moscú y además es el defensor de la selección rusa de fútbol! Sobre la carrera deportiva, la formación en nuestra Universidad, sus objetivos y sueños, el famoso deportista ruso nos comentó en una entrevista.

Georgy Dzhikia tiene 27 años. Nació en Moscú. En 1993, durante la guerra entre Georgia y Abjasia, su familia tuvo que huir a Rusia. George pasó su infancia en Balashikha, cerca de Moscú, y fue allí donde comenzó a dar sus primeros pasos como futbolista.

George, ¿cuéntanos a qué edad empezaste a jugar al fútbol?

– Cuando tenía 7 años, mi padre nos llevó a mí y a mi hermano mayor a la sección de fútbol en Balashikha. No había atletas profesionales en nuestra familia. El primero que creyó en mí fue mi primer entrenador Sergei Aleksandrovich Mikheev. ¡Él me enamoró del fútbol desde el primer entrenamiento! Sin duda, jugó un papel importante en mi desarrollo como jugador de fútbol. ¡Por supuesto, estoy agradecido con todos aquellos con los que me encontré en mi carrera futbolística!

 ¿Qué cualidades crees que debe tener un deportista para superarse a sí mismo?

– Creo que lo más importante aquí son las ganas de jugar y, por supuesto, el componente deportivo,  la habilidad y destreza es de gran importancia.

La destreza de Georgy se evidencia en sus logros. El atleta se convirtió en el medallista del campeonato de fútbol ruso en tres ocasiones: en 2017 oro, en 2018 bronce y este año le dio a Georgy la plata. Según los resultados del torneo clasificatorio para el Campeonato de Europa 2020, Dzhikia se convirtió en el único ruso que se incluyó entre los 100 mejores jugadores de la clasificación para la Euro 2020.

Otro componente del éxito de Dzhikia es su perseverancia e independencia. A los 14 años, durante un evento deportivo en Dagomys, al portero se le rompió la nariz y al segundo tiempo no pudo ingresar en el campo debido a la alta temperatura. Entonces Georgy ocupó su lugar en la puerta y salvó a su equipo.

– ¡Da la casualidad de que tomo todas las decisiones por mi cuenta, en cualquier situación de la vida en la que me encuentre! Si necesita algún consejo, ¡hay personas cuya opinión es importante para mí! ¡Puedo recurrir a ellos y estoy muy feliz por ello!

¿Georgy, este año también te convertiste en master de la Facultad de Educación Física de la Universidad Estatal de la Región de Moscú. ¿Cómo se enteró de la Universidad Estatal de la Región de Moscú y por qué la eligió?

– ¡Este es mi objetivo a largo plazo, siempre he querido graduarme de la Universidad en una especialidad, para estar listo para el futuro y para más adelante en la vida, ¡mi objetivo es vincular mi vida con el deporte!  Mi entrenador en mi niñez fue Alexander Viktorovich Antipov, me entrené con él en la Academia Lokomotiv, sucursal de Perovo. ¡Tengo una muy buena y cálida relación con él! Alexander Viktorovich enseña en la maestría de la Universidad Estatal de la Región de Moscú y me invitó a ingresar en la universidad. No lo pensé durante mucho tiempo para decidirme, ¡estudié con gusto y recibí un segundo diploma de educación superior!

¿George, ¿cuáles son tus planes para el futuro? en qué estás soñando?

– ¡Hoy me pongo las tareas más altas tanto en el deporte como en la vida! ¡Ocupar los lugares más altos, recibir premios y ser útil para la sociedad, y lo más importante, ¡ser una buena persona!¡Mi sueño principal es que mis familiares, seres queridos, los que me rodean y todos los que me importan estén orgullosos de mí!